sábado, junio 25, 2005

La Conquista

Con una espada a cada mano, y un cuchillo entre los dientes,
me abro paso entre gigantescos árboles grises.

Tengo que dar largas zancadas para evitar los animales venenosos,
golpear con fuerza ante cualquier amenaza,
y saltar ante los caudalosos ríos de fierro, metal y vidrio
que aparecen de tanto en tanto.

Con ahínco aguanto las inclemencias climáticas
y sigo incansablemente luchando
con la mandíbula y los puños apretados.
Murmurando maldiciones e insultos.
Mi furia juvenil es incontrolable, y nadie me detiene.

Es cuando me abro paso entre grandes depredadores,
y me escabullo entre sus brazos que imposibilitaban continuar,
e inicio el ascenso a una montaña totalmente grisácea y vertical.
Esta es la más grande de la selva.
Mi escalada no es fácil,
y me encontré con múltiples trabas que casi me hacen caer...
Pero pelee sin parar,
y mis espadas quedaron empapadas de sangre,
tanto atravesar adversarios que me imposibilitaban el paso...

Continuaba, y la cima se divisaba cerca,
rodeada de nubes, pero cerca...
El sudor me nublaba la vista,
pero mis músculos estaban intactos,
como si no tuvieran trabajo.

Mientras más cerca estaba, más empeño ponía,
y mi ambición de llegar a lo alto, no se atenuaba.
De pronto, me encontré rozando el firmamento,
había llegado a la cima...
Y conquisté la selva,
conquisté el mundo, con la bandera de la juventud,
estaba en el mismo lugar de la gloria,
y un aleluya escuché desde abajo,
y respondí con desaforado grito triunfal.
había, mi anhelo, sido cumplido...Pero,
justo en ese preciso instante, mi mamá me gritó y me dijo
que me apurara y que bajara; que teníamos que almorzar...

 
posted by MarioSillard at 4:53 p. m., |

1 Comments: