sábado, febrero 25, 2006

Valdano, el personaje

Jorge Valdano, fue un destacado jugador de fútbol; como seleccionado argentino, era el delantero de la selección del 86' que encabezaba Diego Maradona que salió campeón del mundo en México. Residente en España se hizo conocido y odiado en Chile como D.T. del Real Madrid con el anecdótico rechazo que le tuvo al carismático Iván Zamorano, cuando admitió públicamente que el delantero sería su 5ta opción en la ofensiva de los merengues. El fin de la historia es ultra conocido, Bam Bam la descoció, terminó titular y Pichichi, e hizo que Valdano confesara; "Cada vez que a Iván Zamorano le llegaba un balón por alto, me dejaba con la misma duda que Pelé: ¿Había subido desde la tierra o había caído del cielo?" .
Pero Valdano tiene una faceta más destacable que la de juzgar potencialidades de algún jugador; es la de escribir sobre fútbol.
De hecho, debo admitir que al conocer al Valdano escritor, comenzó a inspirar mi interés desarrollar mi lado literario - futbolístico. Para escribir, él parte de las mismas premisas que todos los que nos gusta el fútbol y las letras al mismo tiempo. Primero, la aparente "incompatibilidad" entre ambas cosas: "Leer un libro no sirve para jugar mejor al fútbol ni jugar un partido sirve para hacer mejor literatura. Dos juegos (fútbol y literatura) que tienen diferentes modos de expresión y que resultan compatibles a fuerza de ser distintos", dice el ex futbolista.
Y segundo, de los sentimientos de aversión por parte de gente de un mundo para con el otro: "Es la desconfianza que siempre ha tenido la mente con respecto al cuerpo. Los intelectuales se desmarcaron del fútbol por considerarlo una expresión popular menor, por deducir que era, como la religión, 'el opio del pueblo', por desconfianza hacia la masa y, finalmente, por snobismo. Por su parte, el mundo del fútbol presumía de hombría en el peor sentido, esto es desde la exhibición de la brutalidad", agrega. De la misma forma pensé yo al escribir, No me digas que odias el fútbol (II).
Valdano, además, tiene frases memorables, como "hay oscuros adiestradores de talentos que convierten a los futbolistas en funcionarios"; "en esta vida no te perdonan si dejas de ganar, y te odian si ganas siempre." O la descripción de Maradona en el gol que le hace a los ingleses, "era como un camión sin frenos en una autopista".

Yo, que no soy, ni futbolista, ni intelectual, he pretendido que este blog (entre otras cosas), pueda ser un universo de intersección entre fútbol y letras. Unir, aun en una humilde página web emoción, análisis, descripción, y el sudor mismo del maravilloso deporte que es el fútbol.
Ojalá les guste.

 
posted by MarioSillard at 10:06 p. m., | 5 comments
martes, febrero 21, 2006

Bizarro

Yo creí que significaba valiente, arrojado o algo así, pero Fernando, un amigo de la pensión a la que llegué el primer año acá a Concepción, mencionaba la palabra en otra acepción; cuando Fernando decía bizarro, quería decir 'raro', 'extraño', 'mutante', 'freak'; todo junto; conceptos que se refieren a un tipo de variación a la lógica, a lo normalmente esperado, o a lo que rompa fuertemente la rutina.
Hay situaciones bizarras que pueden ser molestas, precisamente, porque te desmarcan del contexto, te sacan de la lógica estímulo - respuesta a la que siempre estás predispuesto.
Por otro lado, hay formas casi artísticas, por decirlo de una manera, de ser y actuar bizarro. Así, se derivó la onda "kitsch" que según Levet, se define como "simplemente mal gusto, pero estando consciente de ello"; una nueva moda, que lleva a jóvenes a vestirse mal, tener posters del Papa o Locomía en la pieza, y bizarradas parecidas.
En fin, el asunto es que estas líneas están inspiradas después de visitar el jotelog de mi primo y sus amigos; que está artísticamente - bizarro, visítenlo, y comenten.

 
posted by MarioSillard at 12:46 a. m., | 5 comments
sábado, febrero 18, 2006

Cortitas del fútbol

El Premio a la Amargura se ganará el defensor de la selección inglesa y del Chelsea, cuando le preguntaron, como pretendía marcar a Ronaldinho esta próxima semana cuando su equipo se enfrente al Barcelona. "Sólo se puede parar a patadas" respondió el capitán del actual campeón inglés.
Por supuesto, un grave error estratégico, ya que el equipo rival completo, más el árbitro entrarán predispuestos al partido después de tamañas declaraciones.

*****
Dos o tres opciones claras de gol tuvo el Betis, hoy sábado en el partido contra el Barcelona. La falta de impericia de los delanteros pudieron haber cambiado la historia de un partido que los catalanes vencieron con comodidad sin jugar bien. Las cosas hubieran sido distintas, quizás, si el defensor del Betis, Melli (foto) hubiera jugado adelante, ya que fue el más efectivo anotador del partido, de dos que tuvo, las dos adentro; con el pequeño detalle que ambas conquistas, fueron en su propio arco. Un día que no olvidará fácilmente. Los defensores del mundo tocan madera.

*****

Un tipo, me agregó al MSN, dice que me desafía a un partido de fútbol, así es que amigos míos, el que quiera armar un equipo en contra de Falcao y sus amigos me llaman al celular o envíenme un mail. El partido sería en el parque Ecuador mañana domingo en la tarde noche.


 
posted by MarioSillard at 8:04 p. m., | 6 comments
viernes, febrero 17, 2006

Crecer

Ahora, me parece que no me vienen ráfagas de inspiración como antes.
Mi musa se habrá ido de vacaciones quizás; por eso la lentitud del blog.
Aunque, pensándolo bien, lo que escribo es más bien racional, contigencial, más que emotivo o artístico, lo cual no requeriría mayormente de musa.
Pero bueno, empieza el 2006, y entro a cuarto año universitario, con un ramo de segundo al arrastre. Teóricamente, no me queda mucho dentro de la U, pero me da lata pensar en trabajar, pagar cuentas, y sobrevivir. En casarme, cabros chicos, etc. Me da hasta miedo, imaginarme cuarentón con más sobrepeso, con trabajo de horario de oficina, con dos matrimonios en el cuerpo; con una vida insípida, ninguna historia entretenida que contarle a mis nietos, y con temporales visitas al médico que te prohibe sal, fritos, grasas o cigarro.

Pero a pesar de que no quiero crecer, no estoy ni ahí con evitarlo, sino que espero asumirlo; y no caer en los patéticos lolosaurios, que pretenden superar crisis de treintas o cuarentas teniendo autos raros, o intentando seducir lindas veinteañeras en los "happy hours" convenciéndose que aún pertenecen al segmento "adulto joven". Brrr, que escalofríos.

 
posted by MarioSillard at 3:48 p. m., | 5 comments
jueves, febrero 09, 2006

Que dé en el palo

Cuando un pelotazo revienta uno de los verticales o el travesaño, se da una situación donde nadie culpa a nadie, es que el delantero puede que haya hecho lo mejor posible para arrinconar la pelota lo más posible, y en ese intento, dio en el palo.
Es además, una forma de decir que no fue impericia propia lo que determinó que esa jugada no terminara en la red sino un devenir de mala suerte. "Jugamos bien, dominamos, incluso tuvimos dos remates en los postes" comentan algunos como si esos postes jugaran para alguno de los dos equipos. Es que hablando fría y geométricamente, pegarle en un palo es lisa y llanamente no achuntarle al arco, pero en realidad, es mucho más que eso.
Cuando el bombardero, apresta, apunta, y dispara, miles de pupilas se dilatan para comprender la trayectoria de esa pelota, las gargantas se humedecen... entonces, "clanc!" la pelota dio en uno de los fierros que sostienen las mallas; luego "Uhhh!" cae desde los rincones del estadio, es como una ovación impotente acumulada en muchas personas que se lamentan la fortuna del delantero que se toma la cabeza.
Es un golpe de impresión que te sacude el pecho cuando viene un remate potente desde la entrada del área, y una ráfaga después del chute remece todo el arco, o es una agonía cuando esa pelota es levantada con maestría haciendo un globito que parece perfecto, ante la pueril mirada de un incoente golero que queda a medio camino, y la parábola de la pelota se va cerrrando, y cuando los de la galería dicen, "ay dios" apretando la mandíbula, esa pelota termina en el travesaño y se devuelve al arquero.

Hay golpes en los palos famosos, como el remate de Marcio Santos en la final el Mundial de EE.UU del '94, que se le escapa a a Pagliuca, la pelota da en un vertical y se devuelve a las manos del arquero italiano, quien con el esférico en su poder, procede a besar el poste bendito.
O el travesaño que le dio a Inglaterra el triunfo en la final del Mundial del '66; la pelota pegó muy fuerte arriba y luego dio un polémico pique; el árbitro marcó el gol, pero nada más; había pegado en el palo.
 
posted by MarioSillard at 1:39 p. m., | 7 comments