miércoles, febrero 14, 2007

Colo Colo en Magallanes

Ni siquiera fui al estadio, la entrada estaba a 6 lucas, un despropósito para ver al equipo ""popular"" (las doble comillas a propósito).
El fútbol es una fiesta; y eso es lo que suponía la venida de Colo Colo a Punta Arenas, que como iniciativa me parece genial desde todas las perspectivas. Por parte de los magallánicos, tener al subcampeón de la Sudamericana, bicampeón nacional, propone un estímulo al deporte, y fundamentalmente al amateur fútbol local. Es una novedad, un espectáculo, como dije, una fiesta, para la sociedad puntarenense, desacostumbrada a shows masivos, y actividades de este nivel.
Por parte del mismo club albo, es una posibilidad de acercar la imagen del club; de 'vender' la imagen y la marca "Colo Colo" en todo el país es necesaria para sostener la capacidad que tienen los albos de ser locales en todas partes. El fenómeno "sociofutbolístico" que genera este equipo, es capaz de aprovechar dos elementos, primero, el éxito histórico futbolístico casi monopolizador en materia deportiva del elenco albo, y segundo, la nula capacidad que tiene un chileno promedio en desarrollar su subjetividad y su sentido de pertenencia; porque Colo Colo visita cualquier comuna del país a disputar un partido, y siempre será local en sentido de apoyo de hinchada, exceptuando el Municipal de Calama, y el Nacional cuando va de visita contra la U.
Ningún equipo de provincia (excepto Cobreloa) es capaz de contrarrestar la popularidad de Colo Colo cuando llega de visita. Y lo curioso; acá en Punta Arenas no fue la excepción, una barra prácticamente organizada quería poco menos hacer sentir que no eran simplemente aficionados del equipo albo, sino que miembros propios de la Garra Blanca, haciendo que el Colo, sea prácticamente local frente a la Selección de Punta Arenas.
Lo malo; que esto implicó que los improvisados 'garreros' optaran por imitar toda acción relacionada con sus símiles santiaguinos. Perdían 2-0 y cuando lograron el empate, se avalanzaron a la cancha, invadiendo el terreno, lo que provocó primero el susto de los jugadores capitalinos que corrieron escapando al camarín, y luego, la finalización del partido por falta de garantías; vergonzoso, pero seguramente un acto del que se sentirán orgullosos estos pseudo hinchas, que contarán como hazaña el haber logrado traspasar la forntera de "esa policía verde"; cuek.

 
posted by MarioSillard at 10:44 p. m., |

2 Comments:

Por hay dicen que colo-colo es Chile, y deseguro que gran parte de los chilenos hinchan o simpatizan con el culb albo, el eterno campeón, el cacique, será porque su nombre es autoctono nuestro, porue es guerrero mapuche e inconsientemente nos hace sentirlo más nuestro?. la verdad es que no fui a ver a colo colo porque pensé que venía con equipo ultra reserva, me sorprendí al verlos por tv al chupet e hernriquez y todo aquellos, aun que mi pasión por la alba ah ido muriendo, o quizás está más madura, y veo los partidos desde otra perspectiva más que un fanático que no acepta una derrota, siempre eh sido y seré del colo (creo) pero no romperé vidrios porque pierda, y me alegraré por un segundo lugar en vez de estar trsite por perder la final, aun q esa tristeza esté, pero el apoyo será incondicional. La hinchada hasta antes del segundo gol se veía espectacular, como la de siempr, saltando gritando y apoyando, con humo y bengala hasta quepasó lo que pasó, pero me dió mucha risa (anecdota) iban todos corriendo hacia los camarines, jugadores una multitud, bueno hartos de la hinchada, y d e rrepente todos los de la hinchada vuelven corriendo a la cancha, y claro si atrás de ellos venian los pacos en caballo, y se suspende el partido, y la marca colo y como club social dice que colo colo es de Arica a Magallanes y s e cumplió, y todos quedaron felices, tarde inolvidable , estadio lleno, y colo colo jugó en Pta Arenas, que previlegioXD








.
Hola Mario:

La verdad es que es un fenomeno digno de un análisis sociológico.

Me gusta ver a los hinchas apoyando con toda su pasión a su equipo, pero me carga tener que ver el mismo lote de desubicados de siempre que lo único que han hecho es que el futbol deje de ser un pasatiempo familiar para convertirse en una vavula de escape de los más bajos instintos de delicuentes, drogadictos y anarquistas que no tienen ni cariño ni respeto por nadie, menos por una cancha de futbol.

Un abrazo, muy buen sitio, estaré visitandolo.