viernes, diciembre 07, 2007

Escalada de domingo

A pesar de que la crónica del partido ya está completa por Jack, por segunda vez en mi vida, en poco más de un mes, fui al San Carlos de Apoquindo a ver a mi equipo, la Universidad de Concepción enfrentar a la Universidad Católica.

Como era la segunda vez, ya tenía conciencia del problema físico-espacial que genera llegar hasta el cerro donde se ubica el estadio.
El San Carlos de Apoquindo, seamos buenos (?), es probablemente el más lindo de Chile; es como imaginaba yo, el estadio de Barrabases. Satisface en otras palabras, con su diseño arquitectónico, comodidad, cercanía de las tribunas a la cancha, etc... Pero como hice referencia, es muy complicado llegar al estadio.

Hay que tomar metro y bajarse en la última estación. Después, hay que tomar la C 02, una micro que después de 30 minutos te deja como a 500 metros del estadio, por suerte, esta vez, con un amigo penquista (también hincha de la UdeC) nos colamos en las famosas micros de acercamiento; así, nos fuimos infiltrados, muy piola y gratis, rodeado de monjas (Gracias por el aventón muchachos). Absolutamente todo, es subiendo. Literal y figuradamente.

Un barrio modélico, tranquilo y high - harta reja electrificada, y 'cuidado con el perro' - lugar ideal para que crezcan mis hijos (?), y en donde el movimiento de futbolero supongo, debe ser un poco folclórico para esos vecinos.
Las quejas de los precios de la entrada (4.000 galería) o de la comida pasarán a 'clichés' por supuesto, ($700 la bebida de como 300cc). No hay sopaipillas con ají y/o mostaza como en Collao sino un verdadero e imponente Lomitón en las mismas dependencias del estadio que ojo, no tiene Galerías, tiene "tribuna del hincha".

Sin duda, además de su infraestructura, lo mejor de la UC y el San Carlos, son las hinchas. Hay una que otra pokemona suelta, pero casi todas pelolais de piel clarita y pelo castaño o rubio de esas que tienen flog y se sacan 'pics' alargando el brazo y se autoretratan. La supremacía cruzada, en esta materia, será sin duda, imposible de superar a menos que Valdivia o Pucón tenga equipo profesional.

En fin, para qué contar la vuelta, que fue mucho más engorrosa, bajando una hora caminando, las micros no paraban, el metro ya había cerrado; casi me quedo en Santiago, pero por fin llegamos al terminal de buses a medianoche, y volvimos para el sur llegando bien tempranito hoy lunes con todas las ganas de ir a trabajar (?).
Hay algunos resentidos (?) que dirán que la UC es un equipo cuico, o que no tiene mística, que llega segunda, que blabla. El estadio representa la identidad, de un hincha que mayoritariamente favorece y prefiere esos ambientes ascépticos y concesionados; que el club lo plasme en lo que es hoy el San Carlos, es respetable. Espero eso sí, que ningún otro equipo en Chile, tome el mismo camino. El quinto quintil, ya tiene equipo.

 
posted by MarioSillard at 12:30 a. m., |

0 Comments: