lunes, junio 07, 2010

Educación


Y así con la Educación.

Los que me conocen bien, saben que a nivel motivacional y profesional hay un vínculo que me une con el tema tabú.
Desde los eufemismos y frases hechas desde las autoridades y medios de comunicación: "forma de ascenso social", "el impulso al crecimiento económico", "la solución a la delincuencia", "la brecha entre lo público y lo privado" se meten la cuchara cada vez que se puede... y cada vez más seguido.

Creo que ningún espacio, me da la posibilidad en tiempo y espacio para dar a cabalidad mi opinión respecto a todo lo que hay detrás de la "educación". Y con humildad digo que tampoco es tanto en cantidad y profundidad lo que pudiera decir tampoco.

¿Cuando comienza la crisis?
En algún punto la educación alcanzó cobertura bordeando la perfección (al menos en primaria y secundaria, ya que hay baches en preescolaridad y educ. universitaria o terciaria); y luego de ese punto, cuando la "cantidad" estuvo cumplida, comenzó la discusión de la "calidad" y acá estamos hoy sin haber avanzado mucho.

Una cosa es cierta. La educación en Chile, toda, pública y privada, no marca ninguna diferencia en procesos de socialización de clase. Hablando de correlación estadística, un estudiante de clase alta puede ir a un Liceo público y la pérdida en términos académicos será marginal. A la inversa, "Machuca" podrá ir a un colegio cuico inglés o alemán pero la ganancia académica será también, marginal. El factor socioeconómico, pesa (no determina) lamentablemente, mucho más de lo que la mayoría escuelas han logrado demostrar hasta ahora. Los padres y apoderados de colegios particulares caros, no están pagando por educación, pero sí, por una serie de contactos sociales. Es decir, pagando la entrada a un "campo" de status socioeconómico alto en donde las interrelaciones generan también ganancias; buenos contactos, etc. ¿Puede cambiar esta situación diagnóstico? Claro que sí; al respecto, el análisis de Fernando Atria es completísimo.

¿Porqué se habla cada vez más del tema?

Se está instalando en las discusiones y la agenda pública, el tema con mayor peso cada vez más.
La Calidad en la Educación es un tema tan delicado hoy, que les pronóstico, que estamos hablando de algo así como la "reforma agraria" del siglo XXI.
¿Tanto así?
Sí, la cuestión socioeconómica detrás de ambos fenómenos coincide en una búsqueda a la solución central de la inequidad. Antes, mediante la nueva división de la tierra, no sólo se buscaba un aumento de la producción agrícola total sino que también, personas que antes no tenían nada, tuvieran "propiedad" para luego así, poder heredarlas a las generaciones venideras. Hoy, como la tierra tiene otro valor respecto a otros capitales (y una propiedad indiscutida) la educación viene a reemplazar esta búsqueda de "reforma". "Lo único que te voy a dejar yo, será la educación" dijeron y dirán millones de padres clase-media y clase-baja, a sus nóveles hijos en un intento de motivación académica pero denotando detrás; que la forma de movilidad social sólo dependerá del poder aprender y de la adquisición de ciertas herramientas.

Los campesinos levantando sus herramientas en protesta están siendo sustituidos por estudiantes que empuñan sus lápices y se hacen llamar "pinguinos" en parodia por los colores del uniforme estandar. ¿Qué reclaman?, simplemente la posibilidad de tener la posibilidad. Reclaman por establecimientos y docentes que estén "a la altura del conflicto".

Educación2020 es un argumento más, de que desde la multidisciplina y la autodenominación de "movimiento ciudadano" se están entrometiendo en el tópico; pidiendo a gritos tal como dicen ellos, "no más diagnósticos... queremos antibióticos" para atacar lo que parece la cuestión neurálgica que nos quita el sueño. La desigualdad.

 
posted by MarioSillard at 2:01 a. m., | 2 comments
viernes, junio 04, 2010

El Push Poll como Distorsión

Los vínculos entre “sujeto” investigador y “objeto” investigado siempre están sometidos a un nexo emocional y de transferencia de intereses particulares que sobrepasan, en algunos casos, a los móviles racionales y científicos. El “push poll” (encuesta a presión o empujadora) es un ejemplo concreto y práctico de esto.

El push poll, es una técnica de campaña política en donde un grupo u organización intenta influir o alterar la percepción de opinión de un grupo objetivo con una encuesta o interrogación guiada.

En un push poll gran número de personas es contactado para que contesten preguntas tendenciosas generando: (a) impacto y duda en las personas interrogadas y además, (b) logro de las conclusiones deseadas inicialmente ,en el análisis y publicación de los resultados.

Se le considera como una forma de “telemarketing” o simple propaganda, que se basa en el rumor y la ambigüedad. De esta manera, se le vincula habitualmente con ejercicios o técnicas políticas que buscan legitimar mensajes negativos respecto a los adversarios al grupo u organización detrás de la push poll. Por tanto, estas técnicas de “investigación alterada y alteradora” han sido criticadas por organismos de ámbito académico y de consultoría, llegando a ser incluso ilegal en un estado de Estados Unidos (New Hampshire). Mark Blumenthal, es más radical al describir las push poll: “No son una forma de encuesta de ninguna manera. Es un fraude, un intento de diseminar información bajo el manto legitimador de un estudio de opinión, y la prueba de ello está en la intención de la o las personas que lo crean”.

Pero ¿Cómo trabaja una push poll?
- Las formas más frecuentes “sólo” hacen recuerdo a un grupo de votantes una determinada idea. Por ejemplo, preguntarles a los encuestados qué opinan sobre un candidato en una situación puntal negativa, la cual puede incluso ser inexistente o sólo un supuesto no comprobado.
- Otra estrategia utilizada es la muestra. Mientras las encuestas propiamente tal buscan inquirir a un subgrupo del universo que sea representativo del mismo, las push poll se orientan a una gran cantidad de gente, la mayor que se pueda y sobretodo, enfocada al grupo objetivo que se le quiere informar o recordar la información negativa o desagradable sobre cierta persona, grupo o empresa que se quisiera desprestigiar. Habitualmente son cortas, sólo con preguntas manipuladas. Para de esta manera abarcar la mayor cantidad de población posible.
- Los datos obtenidos, buena parte de las veces, son secundarios e incluso ni siquiera recopilados o analizados. En otras ocasiones, sí se difunden y publican, incitando a que la población se represente en la opinión de esta muestra alterada e interrogada de manera sesgada.

Un ejemplo reciente, es la famosa y polémica push poll utilizada el año 2000, cuando el comando de George W. Bush, “torpedeó” la campaña de John McCain, encuestando con la interrogante: ¿Será más o menos probable que vote por John McCain para Presidente si supiera que tiene un hijo de raza negra ilegítimo?. El único vínculo lejano de la pregunta con la realidad, era que McCain con su esposa habían adoptado un niño originario de Bangladesh; pero la “encuesta” estaba basada en una afirmación falsa y fue escuchada por millares de votantes.

Más reciente aún, es el caso de push poll el 2008. Una “encuesta” se enfocó en los votantes judíos de Florida y Pittsburg, preguntándoles qué opinaban sobre los vínculos entre Barack Obama y la Organización de Libertad Palestina; nexo por supuesto, inexistente. En este caso, fue el mismo Consejo Judío para la Educación e Investigación que deslegitimó este accionar, aduciendo desinformación y distorsión de la realidad. Joelna Marcus; académico de este Consejo, argumentaba: “lo más tenebroso y curioso de la encuesta, es que al mencionar que no eras judío, se te descartaba como encuestado

Más allá del contexto político – eleccionario, podríamos comprender también como push poll, otras técnicas de investigación vinculadas con los conflictos de interés. Ahora, por supuesto, haciendo más importante el nivel de publicación y difusión de los resultados. Por ejemplo, tabacaleras concluyendo que el consumo de nicotina no conlleva a Cáncer; agrupaciones antisemitas investigando sobre genética o raza; empresas forestales sobre impacto socioambiental, etc…

La principal ventaja de las push poll es que de una forma efectiva se puede publicitar un rasgo negativo de una persona o institución puntual. Para ello es necesario inquirir a gran masa de gente, esto la hace una técnica sumamente costosa independiente de la forma de aplicación (telefónica, presencial o en alguna técnica de autoaplicación). Se estima que, puede llegar a ser más cara incluso, que formas de publicidad “positiva” en Internet, radio o televisión. Además de las cuestiones económicas, está el alto riesgo. La experiencia indica que cuando la opinión pública comprende que la “encuesta” no era tal, sino una forma de manipulación o tergiversación ocurre el efecto boomerang con el grupo u organización que inició la push poll, y ahí, los costos en imagen, credibilidad y confianza son sumamente altos.

 
posted by MarioSillard at 10:21 a. m., | 3 comments