viernes, junio 04, 2010

El Push Poll como Distorsión

Los vínculos entre “sujeto” investigador y “objeto” investigado siempre están sometidos a un nexo emocional y de transferencia de intereses particulares que sobrepasan, en algunos casos, a los móviles racionales y científicos. El “push poll” (encuesta a presión o empujadora) es un ejemplo concreto y práctico de esto.

El push poll, es una técnica de campaña política en donde un grupo u organización intenta influir o alterar la percepción de opinión de un grupo objetivo con una encuesta o interrogación guiada.

En un push poll gran número de personas es contactado para que contesten preguntas tendenciosas generando: (a) impacto y duda en las personas interrogadas y además, (b) logro de las conclusiones deseadas inicialmente ,en el análisis y publicación de los resultados.

Se le considera como una forma de “telemarketing” o simple propaganda, que se basa en el rumor y la ambigüedad. De esta manera, se le vincula habitualmente con ejercicios o técnicas políticas que buscan legitimar mensajes negativos respecto a los adversarios al grupo u organización detrás de la push poll. Por tanto, estas técnicas de “investigación alterada y alteradora” han sido criticadas por organismos de ámbito académico y de consultoría, llegando a ser incluso ilegal en un estado de Estados Unidos (New Hampshire). Mark Blumenthal, es más radical al describir las push poll: “No son una forma de encuesta de ninguna manera. Es un fraude, un intento de diseminar información bajo el manto legitimador de un estudio de opinión, y la prueba de ello está en la intención de la o las personas que lo crean”.

Pero ¿Cómo trabaja una push poll?
- Las formas más frecuentes “sólo” hacen recuerdo a un grupo de votantes una determinada idea. Por ejemplo, preguntarles a los encuestados qué opinan sobre un candidato en una situación puntal negativa, la cual puede incluso ser inexistente o sólo un supuesto no comprobado.
- Otra estrategia utilizada es la muestra. Mientras las encuestas propiamente tal buscan inquirir a un subgrupo del universo que sea representativo del mismo, las push poll se orientan a una gran cantidad de gente, la mayor que se pueda y sobretodo, enfocada al grupo objetivo que se le quiere informar o recordar la información negativa o desagradable sobre cierta persona, grupo o empresa que se quisiera desprestigiar. Habitualmente son cortas, sólo con preguntas manipuladas. Para de esta manera abarcar la mayor cantidad de población posible.
- Los datos obtenidos, buena parte de las veces, son secundarios e incluso ni siquiera recopilados o analizados. En otras ocasiones, sí se difunden y publican, incitando a que la población se represente en la opinión de esta muestra alterada e interrogada de manera sesgada.

Un ejemplo reciente, es la famosa y polémica push poll utilizada el año 2000, cuando el comando de George W. Bush, “torpedeó” la campaña de John McCain, encuestando con la interrogante: ¿Será más o menos probable que vote por John McCain para Presidente si supiera que tiene un hijo de raza negra ilegítimo?. El único vínculo lejano de la pregunta con la realidad, era que McCain con su esposa habían adoptado un niño originario de Bangladesh; pero la “encuesta” estaba basada en una afirmación falsa y fue escuchada por millares de votantes.

Más reciente aún, es el caso de push poll el 2008. Una “encuesta” se enfocó en los votantes judíos de Florida y Pittsburg, preguntándoles qué opinaban sobre los vínculos entre Barack Obama y la Organización de Libertad Palestina; nexo por supuesto, inexistente. En este caso, fue el mismo Consejo Judío para la Educación e Investigación que deslegitimó este accionar, aduciendo desinformación y distorsión de la realidad. Joelna Marcus; académico de este Consejo, argumentaba: “lo más tenebroso y curioso de la encuesta, es que al mencionar que no eras judío, se te descartaba como encuestado

Más allá del contexto político – eleccionario, podríamos comprender también como push poll, otras técnicas de investigación vinculadas con los conflictos de interés. Ahora, por supuesto, haciendo más importante el nivel de publicación y difusión de los resultados. Por ejemplo, tabacaleras concluyendo que el consumo de nicotina no conlleva a Cáncer; agrupaciones antisemitas investigando sobre genética o raza; empresas forestales sobre impacto socioambiental, etc…

La principal ventaja de las push poll es que de una forma efectiva se puede publicitar un rasgo negativo de una persona o institución puntual. Para ello es necesario inquirir a gran masa de gente, esto la hace una técnica sumamente costosa independiente de la forma de aplicación (telefónica, presencial o en alguna técnica de autoaplicación). Se estima que, puede llegar a ser más cara incluso, que formas de publicidad “positiva” en Internet, radio o televisión. Además de las cuestiones económicas, está el alto riesgo. La experiencia indica que cuando la opinión pública comprende que la “encuesta” no era tal, sino una forma de manipulación o tergiversación ocurre el efecto boomerang con el grupo u organización que inició la push poll, y ahí, los costos en imagen, credibilidad y confianza son sumamente altos.

 
posted by MarioSillard at 10:21 a. m., |

3 Comments:

  At 12:27 p. m. Blogger Isabel said:
sería interesante buscar casos de push poll en Chile... estoy segura que abundan... sobre todo en política y marketing empresarial.
buen post, saludos!
  At 10:42 p. m. Anonymous Frida said:
muy interesante el tema, es algo con lo que lidiamos diariamente, pero muchas veces se pasa por alto, ignarando la manipulacion e la informacion que es entregada. cuando hablaste de este tema en clases me quedo dondo vueltas, pero ahora tengo mayor claridad del tema, ojala que a futuro se haga mas conocido y se difundan este tipo de targiversacion social... nos vemos
Desconocía el término, ahora será más fácil responder que hacen los sociólogos...