miércoles, junio 01, 2011

Fenómeno de Desclase

El ejemplo de Piñera, diciendo en campaña que viene de una familia de clase media, nos hizo cuestionar a muchos del fenómeno del “abajismo”; de decir y aparentar ser más pobre de lo que realmente lo eres. En el caso particular del ahora Presidente, para empatizar con este segmento votante (y quienes creen ser clase media), pero también este fenómeno puede presentarse en formato inconsciente que se le denomina de “anclaje”, que implica atornillarse en tu realidad y creer que esa, es la situación “normal” y “promedio”. La habilidad de no perderse en tu subjetividad y comprender la sociedad realmente como es, el sociólogo Wright Mills la llamó “imaginación sociológica”.

Esta habilidad, por supuesto, está muy desvalida en los segmentos extremos de nuestra sociedad; al economista Javier Nuñez, le llamaba la atención que gente de altos ingresos que él conocía se reconociera como clase media, siendo que claramente eran de un segmento alto.

Esta inquietud la llevó a una investigación que implicara criterios muestrales válidos; logró que se incorporara en la encuesta CASEN, 3 preguntas relacionadas con el fenómeno de interés; entre los resultados, se encontró que el 62,4% de aquellos que pertenecían -según la encuesta Casen- al 5% más rico de la población se autoclasificó como parte del estrato de ingresos medios. El 30,4% de ese mismo grupo estimó que era de ingresos “medio-altos” y hubo hasta un perdido 5,4% que consideró que sus rentas lo ubicaban en el segmento “medio-bajo”. Sumando, tenemos a un ¡97,8%! de personas clase alta que dicen ser parte de la clase media.

El académico quiso ir más allá. Trató de analizar cómo se autoclasifican estos grupos segmentándolos por tipo de empleo; conclusión: personas de altos ingresos que trabajan en el sector público también se confunden y se auto-rotulan como clase media.

¿Quiere datos duros para saber en qué segmento está usted? Basándonos en datos 2011, por ejemplo, en una familia con 4 integrantes, donde el matrimonio reúne 5 millones de pesos mensuales en remuneraciones, pertenece al 1% de la población con mejor situación. Sigamos bajando; en una familia con los mismos 4 integrantes y 1 millón en ingresos (250 mil per cápita) está en el quinto quintil (20% más rico). ¿Pegamos el salto a la verdadera clase media? El ingreso per cápita tiene que rondar los 120 mil para que una familia pertenezca al 3er quintil. O sea, bajo nuestra familia tipo de 4 integrantes, los ingresos totales rondarán los 500 mil.

Le apuesto que muchos que leen esto se reconocerán como clase alta, siendo que pensaban ser clase media. Lo complicado de esto, es que muchas de estas personas son tomadoras de decisiones claves y de implementación de políticas públicas, y si no comprendan esto tan básico, deviene en muy peligroso. Mi pregunta es, por ejemplo, ¿es realmente, menos “vulnerable” el 3er quintil comparándolo con el 1ero?

La visión clásica de la “cuestión social”, de carencia, de pisos de tierra, de deserción escolar y de trabajo infantil, DEBE ser complementada (no reemplazada) por la pobreza actual de niños que pasan 12 años de educación pública de baja calidad, por un sistema universitario tampoco muy lúcido; con la pobreza actual del endeudamiento en créditos de consumo, (en la que incurren seguro, gente de clase baja que cree que es clase media); con la pobreza actual de la marginalidad urbana y la segregación espacial. Debe ser comprendida esta asimetría de que la clase media está al “medio” de “mediana” pero no en “promedio” en materia de ingresos; es decir, está mucho más cerca de la clase baja que de la alta. Esto no es política, no es ideología, es sentido común; muy pocos… tienen demasiado.
 
posted by MarioSillard at 10:49 a. m., | 0 comments